La iniciativa contempla la plantación de 2430 pinos, incluidos 100 olmos resistentes a la grafiosis y distintas actividades de sensibilización y participación social.

El Ayuntamiento de Checa junto con la Asociación Micorriza han iniciado la ejecución de un proyecto para la restauración de la cubierta vegetal del incendio de 2012, ocurrido en pleno Parque Natural del Alto Tajo, que arrasó más de 1200 hectáreas ocupadas principalmente por pinares.

Este proyecto, apoyado por la Convocatoria de Medioambiente y Desarrollo Sostenible de Fundación Montemadrid y Bankia, pretende realizar una revegetación de 10 hectáreas con 2400 pies de Pinus sylvestris y Pinus nigra subsp. salzmannii, además de dos parcelas experimentales con 30 individuos de pino albar inoculados con níscalo, todos de procedencia certificada del sistema ibérico. Además, la ribera del río Cabrillas, afectada por este mismo incendio, se verá beneficiada por la plantación de 100 olmos resistentes a la grafiosis procedentes del Programa Español de Conservación y Mejora de los Recursos Genéticos de los Olmos Ibéricos.

El uso del pino albar y el pino laricio en esta revegetación persigue la generación de un bosque mixto de quercíneas y pinar que tendría una mayor resiliencia frente al cambio climático y eventos fortuitos como los incendios. Además, se recuperaría parte del paisaje cultural y de uso tradicional asociado al pino, así como el aprovechamiento micológico. Por último la recuperación de este tipo de pinos aumentaría la captura dióxido de carbono ya que estas dos especies tienen mayor capacidad de absorción que la encina o el quejigo.

En los trabajos de revegetación, y para dar mayor naturalidad a la plantación, se ha realizado un diseño aleatorio de la misma, tratando de evitar las alineaciones rectas, equidistantes y uniformes. Además, estas labores se realizarán de forma manual sin la utilización de maquinaria pesada, con el fin de evitar todo impacto negativo en la regeneración natural presente tras el incendio.

“No solo plantar”

Paralelamente a las labores de campo, se han previsto distintas charlas de sensibilización y acciones de voluntariado para dar la oportunidad a toda persona que quiera de poder participar en el proyecto. Así mismo, la elaboración de un video-resumen del proyecto dará luz a esta iniciativa que se espera tenga continuidad en el futuro.

Esta misma semana, y con el protocolo anticovid activado, comienzan las primeras acciones de participación social, con una charla presentación del proyecto este mismo miércoles 14 de abril en el Ayuntamiento de Checa. Y ya para el fin de semana, el sábado 17, comienza la primera actividad de voluntariado consistente en la plantación de pinos en la zona incendiada.

¡Manos a la azada!