La Asociación Micorriza junto con Fundación Telefónica y Fundación Cepaim se han unido un año más para trabajar por la conservación del Patrimonio Natural del Alto Tajo y han compartido una semana de trabajo, convivencia y diversión en este enclave único de la provincia.

Primer día donde el grupo conoció el chozón sobre el que se iba a trabajar

Primer día donde el grupo conoció el chozón sobre el que se iba a trabajar

El programa Vacaciones Solidarias de Fundación Telefónica ha vuelto en este 2016 al Parque Natural del Alto Tajo para continuar el proyecto de Restauración de Parideras y Chozones Sabineros que se inició en 2015. Durante una semana, el equipo de trabajo conformado por jóvenes de Murcia y personas voluntarias de Telefónica venidas de toda la geografía española, junto con responsables de Micorriza y Cepaim, han convivido en el pequeño pueblo de Escalera en el corazón del sabinar del Parque Natural del Alto Tajo (Guadalajara). Alrededor de 30 personas han invertido su tiempo y energía en recuperar un antiguo chozón sabinero, antigua edificación ganadera típica del Este de Guadalajara que marcó una forma de vida en el paisanaje tradicional de la comarca de Molina de Aragón. Además, se ha contado con la participación y colaboración de expertas en este patrimonio etnográfico como la Doctora en Arquitectura Vernácula Paz Núñez Martí, la arqueóloga Marta Chordá y el nonagenario “abuelo” Amado, quien enseñó la técnica y dirigió al equipo de trabajo en las tareas de reconstrucción de la “barda” (tejado) del chozón.

Marta Chordá (izda) recibiendo instrucciones de Amado.

Marta Chordá (izda) recibiendo instrucciones de Amado.

Pero no todo fue trabajar, pues la semana dio de sí para que el grupo conociera, de la mano de Micorriza, los enclaves más impresionantes del Parque Natural del Alto Tajo y del recién nombrado Geoparque de la Comarca de Molina y Alto Tajo. Visitas a diferentes puntos del río Tajo y su entorno como el Puente de San Pedro, el salto de Poveda o la laguna de Taravilla; el impresionante Barranco de la Hoz y el Centro de Interpretación de Corduente o la propia villa de Molina de Aragón. Esta visita al conjunto arquitectónico de la ciudad, así como al Museo de Molina y el trabajo de artesanos locales, fue la guinda del pastel con la que se dio por concluida esta semana de “Vacaciones Solidarias 2016” en la provincia de Guadalajara.

Foto grupal con el chozón restaurado

Foto grupal con el chozón restaurado