Como os comenté en mi anterior publicación, el pasado mes de diciembre me desplacé a AMUS, centro de recuperación de fauna silvestre situado cerca de Villafranca de los Barros (Badajoz). Oasis en medio de campos de viña y olivo. Lugar increíble y cuidado al más mínimo detalle donde el animal es lo primero y por el que se lucha a contrarreloj para que este ser salga adelante siendo el día que sea y la hora que sea, las fiestas allí no pintan nada en el calendario. En él las diferentes épocas del año son muy diversas, los días muy intensos y las emociones incontrolables. Hay días donde parece que ningún animal sale adelante y cada ingreso es desolador. Épocas como en la que estuve yo, que casi todo animal ingresado era por causas antrópicas y los disparos a aves rapaces (por parte de algún cazador desalmado), las alambradas de espino, ligas  y atropellos entre otros, hacían su agosto. Había otros días donde parecía que las cosas pintaban mejor y estábamos a tiempo de poder ayudar a nuestro amigo, y con mucho esfuerzo por ambas partes, ese animal volvería al lugar de donde nunca debería de haber salido… Y otros en los que intentabas no pensar en nada y esperar a ver qué pasaba al día siguiente, ahí se vería si ese animal sería capaz o no de seguir con su recuperación.

No sé… era una mezcla de sentimientos que al final del día te hacían reflexionar largo y tendido, pero siempre teniendo claro que pese a las adversidades, la emoción que sientes cuando uno de ellos consigue salir adelante y procedes a su suelta en libertad, merece la pena todo lo vivido.

La verdad que cada intenso día en AMUS, aprendías muchas cosas, ya que estabas rodeado de profesional de los pies a la cabeza con ganas de enseñar (que eso a veces es difícil de encontrar). Pero también día tras día te das cuenta del mal que hacemos  a este mundo (más mal que bien) y de la insolencia de muchas personas que sin ningún motivo dañan a los que estoy seguro, no tienen culpa de nada… Pero gracias a esta estancia en AMUS, seguí conociendo a gente increíble que al parecer luchan por lo que me gusta luchar a mí… y que el dinero a fin de mes no es el principal motivo de su trabajo y esfuerzo; y en mi opinión de ahí su éxito en todo lo que hacen (AMUS y BRINZAL).

javier_ruiz_sanchez_pajaro