El pasado sábado 7 de Noviembre, la Asociación Micorriza junto al Ayuntamiento de Yebes organizó una gymkana forestal por los lugares más especiales del Bosque de Valdenazar. De esta manera, los más pequeños de la localidad pudieron disfrutar de una mañana de diversión conociendo la vegetación y fauna autóctona, una manera  de aprender jugando.

El sol y el calor nos acompañó durante toda la jornada, que empezó a las 10 de la mañana en la entrada del Bosque de Valdenazar y donde una quincena de personas se acercaron a conocer los encantos e historia de este paraje forestal. Para comenzar se preparó un primer juego introductorio que sirvió para cortar el hielo e irnos conociendo, lo que hizo que la mañana se desarrollase en un clima de buen ambiente y compañerismo.

Charla introductoria de las actividades

Charla introductoria de las actividades

Acto seguido se inició la gymkana en la que niños y niñas tuvieron que completar tres pruebas, cada una de ellas en los lugares más interesantes del lugar: la carbonera, la fuente antigua y la encina centenaria de la entrada. En la carbonera hubo una búsqueda del tesoro de las 6 letras de la palabra CARBÓN que estaban escondidas por los robles cercanos y una sopa de letras con palabras relacionadas con la actividad del carboneo. De allí se pasó a la fuente, donde se hizo un filtro natural con grava y arena, para aprender como el subsuelo actúa como filtro natural de los contaminantes del agua subterránea. Por último, de vuelta a la encina centenaria de la entrada, se explicó la vegetación del bosque mixto mediterráneo, así como la fauna que habita en Valdenazar. En esta ocasión, los y las participantes tuvieron que encontrar diferentes elementos que se les pedía como bellotas, agallas o cuernas de corzo.

Resolviendo la sopa de letras con ayuda de los monitores

Resolviendo la sopa de letras con ayuda de los monitores

Después de un breve descanso, se procedió a realizar un taller de huellas y rastros. Aunque sea difícil ver a los animales salvajes que huyen de la presencia humana, todos ellos dejan indicios de su presencia que es interesante saber detectar para hacernos una idea. De esta manera, los técnicos de Micorriza enseñaron a diferenciar los excrementos de los mismos o las egagrópilas que algunas aves regurgitan. Por último, mediante unos moldes de cerámica con diferentes huellas y porciones de arcilla, todo el que quiso se pudo llevar a casa una huella de su animal preferido.

La mañana finalizó con una pequeña recogida de residuos para, entre todos, mejorar la visibilidad de la entrada al Bosque y de la que, desgraciadamente, se sacó más basura de la que se esperaba. Una vez finalizado esto, nos despedimos esperando volver a vernos en futuras ocasiones, ya que este tipo de iniciativas sirven para inculcar los valores ambientales a los más pequeños y que, por desgracia, no aparecen tan detalladamente en los planes de estudio escolares.

¡¡¡Gracias por vuestra maravillosa compañía!!!

¡¡¡Gracias por vuestra maravillosa compañía!!!

¡¡¡Gracias a tod@s por venir!!! ¡¡¡Nos vemos en el futuro!!!