VIII Certamen NaturalizArte

OFICIOS TRADICIONALES EN RIESGO DE EXTINCIÓN

La tecnología, el mundo digital y los ritmos acelerados han cambiado la forma de relacionarnos, de trabajar y del modo de vida. En tan sólo 3 generaciones hemos cambiado más que en los últimos 3 siglos, y a este ritmo, en 30 años seremos una sociedad totalmente diferente. Salvaguardar los conocimientos adquiridos y practicados durante cientos de años, más allá de su funcionalidad en la actualidad de algunos de ellos, es fundamental para mantener la riqueza cultural de la sociedad.

La vida “de antes”, superando miradas románticas, era un cúmulo de tareas, trabajos y oficios que llevaban cientos, miles de años realizándose, transmitiendo el conocimiento de los mismos de madres a hijas, de maestros a aprendices. Alfareros, costureras, resineros, canteros mulateros, gancheros o pastores, no se realizaban en todos los pueblos, sino que en función del entorno que rodeaba al lugar había unos u otros: resineros en los pinares del ducado, gancheros o pastores trashumantes en la Sierra, tratantes en Maranchón o alfareros en Tartanedo.

Con el certamen de este año pretendemos que, las más jóvenes sean conscientes de esta evolución del conocimiento de los oficios, entrevistando a sus mayores, limitando así la brecha generacional que poco a poco hace que se vaya perdiendo un patrimonio intangible como es el conocimiento oral que desde generaciones pasa de padres y madres a sus descendientes. Nuestros mayores son fuentes de sabiduría y conocimiento popular, por eso os sugerimos que preguntéis a vuestras abuelas y abuelos, padres, madres, familiares y vecinos/ as.

¡Novedades de este año!

Proyecto Desde el Centro Este año contamos con la colaboración de Proyecto Desde el Centro, un proyecto de investigación acerca de la Educación Rural a través del Arte en la provincia de Guadalajara, llevado a cabo por Sara Arias Ortega, conocida artísticamente como Pimpilipausa. Su proyecto de investigación pretende realizar una conexión activa entre la ciudad y los pueblos, con el fin de reactivar nuestros entornos rurales. Para ello, se utiliza la educación artística y la creación como herramientas de investigación. Trabajando y colaborando con, y desde, las escuelas rurales (CRA) y en, y desde, los espacios públicos y colectivos. Como líneas principales de investigación toma: por un lado el Arte Infantil y por otro lado el Arte Participativo en el espacio público, como estrategias y muestras cualitativas y etnográficas.

Mural participativo

Como novedad, este año queremos que las investigaciones de los y las más pequeñas perduren y se compartan en el tiempo, por ello hemos diseñado dos líneas de trabajo: Por un lado, tras la resolución del concurso, se realizarán diferentes pinturas murales en los centros educativos o, a poder ser, en las calles de nuestros pueblos. Estos murales se llevarán a cabo con la artista Pimpilipausa a través de diferentes talleres intergeneracionales. Si la situación sanitaria no lo permite, será la propia Pimpilipausa quien realice las pinturas murales inspirándose en una selección de obras presentadas al certamen. Con ello pretendemos visualizar el trabajo realizado por el alumnado, crear comunidad y dar a conocer estos oficios en riesgo de desaparecer.

Exposición colectiva itinerante Por otro lado, durante los meses de verano (junio, julio y agosto) y si la situación sanitaria y los diferentes espacios lo permiten, se realizará una exposición colectiva e itinerante con una selección de varias de las obras presentadas al certamen. Esta muestra será expuesta en salas y espacios de diferentes pueblos. Con ello pretendemos, una vez más, visibilizar el trabajo de los y las menores así como visibilizar y valorar el arte y la creación infantil.

MICORRIZA & PIMPILIPAUSA

2021