Desde Asociación Nacional Micorriza y en colaboración con Asociación Fagus, Grupo WWF-Adena Guadalajara, Ecologistas en Acción de Guadalajara y el Grupo de Anillamiento Aegithalos, estamos desarrollando el proyecto Un olmo, mil historias, con el cual pretendemos divulgar y recuperar la importancia que antaño tuvieron los olmos para los habitantes de la provincia de Guadalajara, y es que según escribía Carlos Castel en 1881:

El olmo es el árbol más querido de los habitantes de los pueblos [de Guadalajara], y es por tanto el compañero casi inseparable de todos los grupos de viviendas, lo mismo al N. que al S., al E. que al O. de la provincia.”
(Descripción Física, Geognóstica, Agrícola y Forestal de la Provincia de Guadalajara. Año 1881. Carlos Castel).

Olmo de Maranchón

Con el proyecto Un olmo, mil historias, las asociaciones participantes en el mismo pretendemos alcanzar los siguientes objetivos específicos:

  • Distribuir ejemplares de olmos autóctonos (Ulmus minor) y resistentes a la enfermedad de la grafiosis entre los municipios de la provincia de Guadalajara que así lo deseen, con el fin de que sean plantados en lugares públicos. Estos individuos provienen de un proyecto de investigación científica que ha sido liderado por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente junto con la Escuela de Ingenieros de Montes de la Universidad Politécnica de Madrid, el cual ha durado más de treinta años.
  • Recuperar la memoria de aquellos grandes olmos que habitaban en las plazas, fuentes, ermitas, caminos, etc., de los pueblos de la provincia de Guadalajara. Para ello, es fundamental la participación de asociaciones y particulares que dispongan de fotografías antiguas y que quieran contarnos por qué el olmo de su pueblo era tan querido y respetado por sus habitantes. El fin último de este objetivo es realizar una publicación (formato papel o digital) que recopile las imágenes antiguas de estos olmos y las vivencias que se desarrollaban en torno a ellos junto con las fotografías de las plantaciones actuales de olmos autóctonos y resistentes a la grafiosis.

 

De momento, ya se han realizado plantaciones de estos olmos en Guadalajara, Maranchón, Marchamalo, Sigüenza y Yela, y esperamos que muy pronto se unan muchos pueblos más. Para ello, necesitamos que toda aquella organización o persona que desee participar en este proyecto, bien porque quiere volver a tener en su pueblo un olmo autóctono que sea resistente a la temible enfermedad de la grafiosis o bien porque nos quiere enviar información sobre el olmo que había en su pueblo, puede ponerse en contacto con nosotros a través de los siguientes medios:

www.micorriza.org

asociacion@micorriza.org

www.facebook.com/AsociacionMicorriza

www.facebook.com/unolmomilhistorias

¿Conoces algún ejemplar de olmo de la especie Ulmus minor que esté vivo y que tenga más de 40 cm de diámetro a la altura del pecho?
Si es así, te pedimos que nos lo comuniques porque podría tratarse de un olmo resistente a la grafiosis y, en ese caso, sería importantísimo para el futuro de la especie.

 

ECO EN LOS MEDIOS:

eldiario.es