La LISMI es la Ley de Integración Social del Minusválido, Ley 13/1982 del 7 de Abril, que establece para las empresas públicas y privadas, con una plantilla superior a 50 trabajadores, la obligación de contratar a un número de trabajadores con discapacidad no inferior al 2%. La constatación del insuficiente grado de cumplimiento de este 2% puso de manifiesto la necesidad de establecer medidas alternativas y mecanismos de control.

En la Asociación Micorriza nos esforzamos por incorporar criterios de integración social en todas nuestras actividades y jornadas de voluntariado, reforzando así la confianza de los diferentes colectivos y proporcionando a la empresa una actividad más gratificante, a nivel personal y corporativo, y de mayor repercusión social.

Desarrollamos actividades que ayuden a las empresas al cumplimiento de las medidas alternativas establecidas por ley LISMI, participando de forma conjunta con colectivos, asociaciones o fundaciones de personas con discapacidad, colectivos marginados o con problemas de inserción social.

  • Compra de bienes a un Centro Especial de Empleo o a un autónomo discapacidad.
  • Formalización de un contrato civil o mercantil con un Centro Especial de Empleo, con un trabajador autónomo discapacitado, para la prestación de servicios ajenos y accesorios a la actividad normal de la empresa.