¿Sueñan los androides con chozones sabineros? Nosotr@s desde luego SÍ, con el chozón de Ablanque.

Y es que no es para menos, este último chozón de Ablanque (Guadalajara) empieza a verse como sería antaño. Un lienzo verde tejido a base de ramas de sabina ya luce con todo su esplendor.

Este repentino cambio en la apariencia del chozón ha sido posible gracias a una inolvidable jornada el pasado sábado, en la que llegaron a reunirse cerca de 40 personas. 80 manos que se organizaron en 3 grupos funcionando como el engranaje de una máquina; un grupo procesaba las ramas de sabinas para transformarlas en barda y otro grupo las transportaba hasta el chozón donde el grupo de rebardado se encargaba de colocarlas en su posición.

En poco más de 3 horas ya teníamos sombra en el interior de esta singular paridera, en la que nos juntamos un variopinto grupo de personas voluntarias locales y foráneas: el alcalde de Ablanque, una arquitecta autora de una tesis sobre los chozones, un arquitecto y dibujante, artistas de Hinojosa, un conocido artista audiovisual Molinés y hasta un equipo de televisión Castilla-La Mancha Media.

Prácticamente terminado, nuestro más sincero e inmenso agradecimiento a todas las personas que han echado una mano estos días: al Ayuntamiento de Ablanque por apoyar desde el primer minuto, a los tractores y demás maquinaria que han participado en la reconstrucción, a Vive Tu Espacio. Actividades en Espacios Naturales de Castilla-La Mancha, y al Parque Natural Alto Tajo que ha hecho posible este proyecto, ¡GRACIAS!

Seguimos ¡Manos a la azada!