Dentro de la línea de trabajo de restauración de riberas de Micorriza, hemos comenzado a trabajar en otro punto de la cuenca del río Torote. En este caso en el municipio de Daganzo, gracias a la inestimable colaboración entre administración local, sector privado encabezado por RISI y participación ciudadana.

Grupo de voluntarias (Ossian de Leyva)

Fruto de esta fórmula nace el proyecto “Espino”, una iniciativa que persigue la restauración de una antigua gravera en la ribera del Torote, a través de la recuperación de la vegetación riparia incluyendo la instauración de una olmeda resistente a la grafiosis. Esta nueva olmeda sería la tercera recuperada en este río después de Serracines (Fresno de Torote) y Galápagos.

Un proyecto con una duración de 5 años

Con una duración inicial de 5 años, no solo se actuará en la recuperación de la cobertura vegetal, si no que además se desarrollarán distintas acciones de fomento de la biodiversidad. En especial sobre la herpetofauna y la avifauna, pues nos encontramos dentro de una ZEPA con una riqueza de esteparias sobresaliente.

Avutarda (RodriG.Vegas)

Este pasado sábado 5 de febrero comenzó la primera actuación, con una jornada de plantación con más de 100 participantes de todas las edades. Se han plantando 230 plantas en 46 núcleos, protegidos por un protector resistente a todas las formas de herbivoría presentes en la zona. Además de olmos, se han incluido fresnos, sauces, arces de Montpellier, saucos, espino albar, esparraguera, jazmín silvestre, lúpulo, retama y rosa silvestre.

Plantas y voluntaria (Ossian de Leyva)

Queremos destacar la alta implicación y el buen ambiente generado por todas las personas que acudieron esta ventosa mañana de sábado, que hicieron de esta jornada una experiencia formidable, ¡G R A C I A S!

Trabajos de azada (Ossian de Leyva)

Las acciones de plantación seguirán estas próximas semanas, parando en la época estival para retomarse en el otoño de 2022. ¡Manos a la azada!

RGV2022