Un año más, continuamos la campaña de lucha contra vegetación invasora,  echando manos a la azada para detener la expansión del Ailanto en el Bosque de Valdenazar.

La presencia de esta planta de origen de origen asiático está muy extendida en los alrededores de la ciudad de Guadalajara, cuenca del Henares, Tajuña y parte del Tajo. Se localiza principalmente en bordes de carreteras, solares y suelos alterados, pues tiene unas capacidades muy elevadas para colonizar nuevos espacios.

Pese a que la causa de la aparición de esta especie parece que fue debida al ser humano en el siglo XIX, no se han realizado los esfuerzos necesarios para controlar su expansión, viendo como hoy en día avanza por toda la geografía española. Un caso muy evidente es el que ocurre en el Alto Tajo, en el que año tras año vamos observando como el ailanto va colonizando las cunetas y empalmes de los pueblos de esta zona.

Su erradicación es muy difícil, pues la adaptación del ailanto a las perturbaciones es magnífica, siendo muy costosa la eliminación de la planta por medios mecánicos. Si se corta vuelve a brotar desde la raíz en múltiples lugares, por lo que si no se mantiene una constante actividad de eliminación se corre el peligro de potenciar la expansión de la especie. Actualmente, parece que el sistema más eficaz es el tratamiento químico con glifosato o triclopir, pero estos a su vez pueden generar efectos adversos para la salud y el medio ambiente. Desde Micorriza actualmente apostamos por un control local basado en actuaciones mecánicas continuadas, que impidan la dispersión de semillas y eliminación de nuevos brotes hasta agotar la cepa.

El Ailanto en el Bosque de Valdenazar

Se podría decir que, de momento, no hay Ailanto en el corazón del Bosque de Valdenazar, pero sí hay dos poblaciones, una de ellas muy jóven, que empiezan a colonizar las zonas claras del extremo noreste del espacio . Desde Micorriza, junto con el Ayuntamiento de Yebes, se llevan realizando 4 campañas de eliminación de esta planta en la que se ha conseguido frenar su expansión, trabajando gracias a la participación de personas voluntarias, que además de coger la azada y atacar el problema directamente, son las nuevas voces de alarma y visualización de este problema ambiental, las especies exóticas invasoras, que son la segunda causa de pérdida de biodiversidad del planeta.

Este sábado a las 11:00 te esperamos en el parking del Bosque de Valdenazar. Tráete ganas de coger la azada y nosotros ponemos el resto.

¡Seguimos!