Más de 200 árboles plantados en la jornada de voluntariado ambiental en el río Ablanquejo.

Este primer día del mes de Noviembre comenzó cubierto con una cortina de niebla que nos regaló un paisaje mágico, preludio del buen tiempo que acompañaría al resto de la jornada “mañana de niebla, tarde de paseo”.

Ablanquejo

A partir de las 11:00h comenzaron a venir los primeros voluntarios, donde tras una primera presentación y explicación de la dinámica de la jornada, fueron poniéndose manos a la azada. El terreno no era precisamente cómodo para plantar, sobre todo a la hora de realizar los agujeros con azadas y zapapicos debido a la gran cantidad de cantos rodados que formaban el suelo. Este detalle nos hacía recordar, aún más si cabe, que estábamos trabajando sobre el depósito aluvial de un río.

Pedregal

Hora y media después del inicio de los trabajos de plantación, hicimos un parón para recuperar fuerzas aprovechando este momento para explicar los detalles del proyecto y la metodología de planificación de la plantación mientras degustábamos embutidos, fruta, vino y cerveza.

Almuerzo

Seguimos trabajando hasta las 15:00h, marchándose el grueso del grupo de voluntarias a sus respectivas poblaciones después de una dura jornada de trabajo, salvo 3 avezados voluntarios que se quedaron con nosotros hasta las 18:00h terminando de plantar la totalidad de los olmos previstos, dejando para estos próximos días la finalización de la plantación por parte de integrantes de Micorriza y personas voluntarias.

Fue una jornada dura e intensa pero muy satisfactoria en la que, más allá del resultado ambiental conseguido, el mero hecho de unirse personas que no tienen relación entre sí para realizar una actividad en común por un bien común, vale la pena. No fuimos un elevado número de personas, pero juntas hicimos un gran trabajo. Hay que destacar los lugares desde donde vinieron voluntarias: Cuenca, sierra de Madrid, Hinojosa, Escalera, Riba de Saelices, Saelices de la Sal, Ribarredonda, Molina de Aragón y Guadalajara.

Participantes

Queremos dar las GRACIAS a todas las personas voluntarias que pusieron su grano de arena en forma de callos en las manos en el día de ayer, más sabiendo la “kilometrada” de algunas de ellas, y sin las que esta jornada  no habría sido posible. También agradecemos el apoyo dado por la Dirección general de política forestal y Espacios Naturales de la JCCM  a través de su programa “Vive tu espacio” en esta jornada y el apoyo de la Fundación biodiversidad en la realización del conjunto de todo este proyecto.

Gracias a tod@s las que directa o indirectamente hacen que sea posible este tipo de iniciativas.

¡Nos vemos en la siguiente!