La constancia da sus frutos”, es la conclusión que sacamos respecto al control de vegetación invasora (Ailanto) que estamos llevando en el Bosque de Valdenazar.

Y es que, pese a ser menos personas voluntarias que en ocasiones anteriores, conseguimos eliminar la totalidad de pies en poco más de una hora, con un considerable menor esfuerzo que en anteriores ocasiones.

Grupo de voluntarios el pasado sábado 09/02/2019

Las 2 poblaciones de Ailanto presentes en este espacio natural a orillas de Ciudad Valdeluz (Yebes), van remitiendo gracias a estas campañas de eliminación manual de las nuevas plántulas que brotan anualmente. Esta especie, responde a la corta del tronco con un rebrote desmesurado de nuevas plántulas desde la raíz, lo que se traduce en la presencia de un mayor número de nuevos pies al poco tiempo. Si no se mantiene un control, la acción de cortar es contraproducente pues se favorece su expansión. Con la realización continuada de estas campañas de control, la cepa termina agotándose desapareciendo la población objetivo sin el uso de agente químicos.

Restos acumulados de Ailanto arrancado.

Pese al éxito de esta actuación, el alcance de este problema a escala prácticamente estatal, hace que se mantenga el riesgo de entrada de esta especie en el Bosque, y siga avanzando hasta cubrir todos los rincones de la provincia. ¿Podremos con las especies invasoras?, sin intervención de las administraciones, lo vemos muy difícil.